jueves, 13 de septiembre de 2012

Y sí, tienes razón, no haces nada bien; algún día me alejaré de toda esta mierda y sobre todo de ti, tanto que dices que te importo, tanto que dices que me comerías viva y que me violarías. Siento recordarte que eres un mentiroso. Un día me cansaré de recordarte minuto tras minuto que estoy aquí, que no me he ido que soy real y que me tienes tan locamente loca por ti. Y vuelvo a repetir, un día me cansaré.
Quizás esta misma noche, o quizás mañana, o cuando menos te lo esperes.
Desapareceré, me esfumaré, que derretiré, me recortaré en pedacitos tan pequeños que no podrás ver, me sacaré los ojos para no verte, me taparé los oídos para no escucharte decir una palabra, me coseré la boca para no tener que besarte; o simplemente ahorcarte para que yo no tenga que sufrir.
Son todas buenas opciones.
Pero ninguna tan buena como: dormir juntos, abrazarnos hasta que nos cansemos de tener los brazos en alto, besarnos hasta quedarnos sin aliento, acariciarnos hasta que nos desintegremos.
Haz algo, pero no hagas esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario